jueves, 26 de abril de 2018

Yaiza Esencia Tinto 2016 (Lanzarote) y Telegraph Avenue (Rancid) - Cap.35

En el capítulo anterior hablamos de como el éxito de Nirvana abrió las puertas del mainstream a Green Day y Offspring y éstos, a su vez, a otros grupos de punk californianos como NOFX, Bad ReligionRancid.

El "Let's go" de Rancid, fue uno de los discos que compré a ciegas en aquella época, sin apenas haber escuchado una de las canciones de la banda, cautivado por el sonido de sus compañeros de sello y por el videosingle "Salvation". A lo tonto este disco llegó a vender casi un millón de copias.

Rancid sin embargo tanto estética como musicalmente tenían un color diferente a lo que se estaba moviendo en California en el 94. Hacían un punk más punk, más clásico, no tan melódico y veloz, pero más crudo, acercándose más al sonido británico de finales de los 70 y principios de los 80 y en eso tuvo mucho que ver la incorporación a la guitarra de Lars Frederiksen, ex-miembro de los míticos UK Subs, uno de los grupos ingleses protagonistas de esa primera ola del punk. Por otra parte Tim Armstrong, co-fundador de Rancid siempre ha tenido especial interés por el ska y la música jamaicana, así como su fusión con el punk, mezcla de géneros que ya practicaba en su anterior banda, Operation Ivy y que se fue apareciendo a pinceladas en sus discos posteriores, especialmente en el "Life won't wait" de 1998. 

He de decir, que en el siglo XXI les perdí en cierto modo la pista. Escuché sus discos de esta etapa, pero me parecían demasiado monótonos, más de lo mismo y muy faltos de chispa. En esta época tanto Tim como Lars estuvieron también dedicándose a otros proyectos musicales.
Sin embargo, en 2017 editan "Trouble Maker". Un discazo de esos que a primera oída gusta, pero a la segunda engancha (editado hace casi un año y no me había puesto a escucharlo a fondo hasta el mes pasado). Posiblemente sea su mejor trabajo en cuanto a sonido y en cuanto a composición y si no es el mejor seguro estará en el top (aún tiene que airearse unos meses más, para ver cuanto da de si). Se nota la madurez de la banda y despliegan mejor que nunca esa mescolanza de estilos que van desde el clásico punk británico hasta el hardcore más extremo, con guiños al ska, reminiscencias irlandesas (o de Boston) y ese puntito hooligan que les caracteriza.


El temazo que hoy nos atañe, "Telegraph Avenue" no es una canción de esas que marcan la historia de la música como otras de las que hemos hablado en este blog, ni siquiera será la mejor de la discografía de Rancid. Pero es una composición muy bien hecha, sencilla pero con gusto, muy Rancid pero con regustito a The Clash y muy fácil de digerir.

Yaiza Esencia Tinto 2016 de Bodegas Vega de Yuco seguramente tampoco pasará a la historia de la enología. Quizás no sea el mejor ejemplo del terroir lanzaroteño, ni el arquetipo de la tipicidad de los tintos de la isla (si es que existe tal cosa en un lugar sin tradición de tintos, donde el 85% de la producción es de blancos). Pero al igual que el temazo de Rancid se deja beber muy bien y se adapta incluso a los paladares más comerciales, o a eso que llaman "estilo internacional" sin perder la originalidad y ese "vulcanismo" que está tan ¿de moda?. Está muy bien para alguien que quiera salirse de sus regiones habituales sin arriesgar demasiado. Moderadamente friki por unos 10€ la botella, menos de lo que cuesta un disco.

sábado, 7 de abril de 2018

Isabel Bañares 2016 (Rioja) y Dirty Magic (The Offspring) - Cap.34

En 1991 Nirvana sacó a la luz "Nevermind", un disco que ante la sorpresa del mundo arrasó los canales mainstream, hasta entonces abarrotados de pop con hombreras, sintetizadores y glam metal. Este hito impulsó a otras bandas de Seattle, como Soundgarden o Pearl Jam dentro de este subgénero al que apodaron grunge y que no es otra cosa que un primo  nihilista y depresivo del punk.

Al mismo tiempo un poco más al sur de la costa pacífica de los Estados Unidos, en California, se venía gestando una nueva ola del punk, de corte más melódico que el de principios de los 80 y surgido seguramente a raíz del "Suffer" de Bad Religion donde se comenzó a vislumbrar esa mezcla entre velocidad, potencia y armonía .

En 1994, tras el tsunami Nirvana, y 3 días después de la muerte de su lider, Kurt Cobain, el 8 de abril (tal día como mañana) veía la luz el "Smash" de Offspring. Apenas dos meses antes Green Day editaba "Dookie". Estos dos discos ocuparon en ese año las dos caras de miles de cintas de cassette TDK que fueron escuchadas millones de veces por los que en aquella época teníamos cierta edad, dando lugar una nueva época dorada de este género.

Pero volvamos a dos años antes, ya que la recomendación de hoy va situada en un punto intermedio. En 1992, un año después del "Nevermind" de Nirvana, se lanzaba "Ignition" de Offspring, álbum anterior al Smash y hasta entonbces casi desconocido en el que encontramos temazos como este "Dirty Magic", que tiene un saborcito muy nirvanero. Todo encaja 




En el capítulo anterior hablando de la Rioja Alavesa hice referencia a la linea comercial que predomina a este lado del Ebro, en la Rioja Alta y Rioja Baja. ¡Ojo!, una cosa es que predomine un estilo, pero eso no significa que no se pueda encontrar punk en Seattle o grunge en California.

Lo mismo pasa con el vino, en San Vicente de la Sonsierra (Rioja Alta) te puedes encontrar con bodegas como la de Teodoro Ruiz Monge, que se salen del panorama comercial, donde Itu Ruiz, elabora este vinazo llamado Isabel Bañares en honor a la matriarca de la familia. Un vinazo como los de antes, producción de apenas un par de barricas, elaborado en lagares de hormigón, con pisado tradicional, sin filtrado, con cuerpo y complejidad, pero muy bebible. ¡Salud!

martes, 27 de marzo de 2018

Borg 2016 (Rioja Alavesa) y Fosa Común (Gatillazo) - Cap.33

Arrancamos hoy la segunda temporada de Vinazos&Temazos hablando de música y vinos, pero antes de entrar en materia y aunque no viene a cuento, voy a recomendar una serie de TV. Halt and Catch Fire es una serie "cuarentena". Sí, son 40 capítulos y se pueden ver del tirón en lo que se pasa una gripe. La serie no pasará a la historia como Juego de Tronos, Lost o Falcon Crest, quizás porque no tiene ese efecto wow, pero es de lo mejorcito que he visto en décadas.

A través de varios personajes y empresas ficticias narra la historia de la revolución tecnológica de los años 80 y 90, desde los primeros ordenadores personales hasta los comienzos de Internet. Una historia bien argumentada y muy bien ambientada.

Quien también narra tremendamente bien sus historias es Norberto, el comandante de Bodegas Laukote (Laguardia, #Rioja Alavesa). Historias personales y familiares que se remontan a la Guerra Civil y que podrían ser el argumento de un culebrón de Televisión Española a las cuatro de la tarde. Pero no, es "simplemente" la historia de como ha llegado a ser, no solo un buen contador de historias sino un gran hacedor de vinos.

Borg es un vinazo de esos que llaman "de autor", que se escapa totalmente de la linea comercial que predomina al otro lado del Ebro y que debe su nombre a la elaboración "estilo Borgoña", como se hacían antiguamente en la zona. Por menos de 10€ se puede encontrar esta joya en tiendas, un regalo si tenemos en cuenta que su elaboración conlleva entrar en el depósito con máscaras de oxígeno, para hacer un pisado en plena fermentación (niños, no intenten esto en casa). Elaboración totalmente artesanal para extraer lo mejor del terruño y la variedad de uva, resultando un tempranillo con una pureza difícil de encontrar hoy en día. Frutalidad exhuberante, complejidad y unos taninos bien puestos. Lo que viene siendo un vino con carácter.

Fosa Común, el temazo de hoy, tenía que estar firmado por Evaristo, otro alavés al que no se le da nada mal narrar historias (y la historia) llamando a las cosas por su nombre, antaño con La Polla Records, hoy con Gatillazo.


jueves, 14 de diciembre de 2017

A.J. Adam Riesling Trocken 2014 (Mosel) y Take Back the Power (The Interrupters) - Cap.32

La ribera del Mosela, es famosa en el mundo entero por la producción de Riesling, la variedad de uva más cultivada en Alemania. 

Sin embargo el vinazo de hoy nos llega desde las pronunciadas laderas del Dhrone, una afluente del Mosela. Andreas Adam, desde principios de siglo se dedica a hacer estos vinazos en algo menos de 4 hectáreas. Levaduras autóctonas, crianzas en depósitos y foudres y todo muy enfocado a elaborar vinos directos, sinceros, sin maquillaje.

Este Riesling Trocken 2014 es uno de los vinos más básicos de la casa, ya que luego elabora un serie de "single vineyard", pero aún así estamos ante un vinazo y todo ello por menos de 20€.

El vino tiene una gran intesidad aromática, con buena carga de fruta (pera, albaricoque...),  notas a frutos secos y algo de levaduras que por momentos recuerdan a un Champagne. De fondo se entremezclan los aromas florales, minerales y a coche nuevo (no es broma).

En boca es explosivo, acidez cítrica casi adictiva, bien compensada con un final ligeramente amargo y la omnipresente fruta, buen cuerpo.  Persistente cual captador de ONG en temporada navideña.

Un 2014 catado en diciembre de 2017 y parece que tiene aún mucha vida por delante, es uno de esos blancos para añejar sin miramientos y a ver que pasa.

Vale y ahora, después de este vinazo, en el que es todo armonía, ¿punk rock?

Pues sí, ¿por qué no?. Maridemos el vino con punk, con heavy, con techno si nos apetece, pero sobre todo con mucho sentido del humor, aunque algunos dinosaurios no lo entiendan.

The interrupters mezclan ska y punk al estilo californiano, con actitud hooligan y una voz muy personal, la de Aimee, que le da color a una banda que de no ser por su cantante quedaría en el montón.




Prost!

jueves, 27 de julio de 2017

30.000 Maravedíes (Madrid) y La argentinidad al palo (Bersuit Bergarabat) - Cap.31

Y aquí estoy de nuevo, copa en mano, llevándome por enésima vez, como diría Ignatius Farray,  una puta lección de humildad.

Cuando probé este vino hace aproximadamente año y medio me pareció decente, aceptable... No entendía como me lo habían pintado tan bien, como se decían tantas maravillas en mis corrillos habituales, el vino no estaba mal, pero poco más.

A día de hoy (hablamos de la añada 2014) me estoy llevando la puta lección de humildad de mi vida.

Nadie me advirtió de que este vino, hoy, iba a estar al nivel que está.  ¿Debí pre-suponerlo?. ¿O debió salir al mercado más tarde? Quién sabe. Siempre advierto de que el vino requiere un tiempo para llegar a su plenitud, o que comprueben la fecha de publicación del artículo que están leyendo. La añada y el tiempo en el vino son clave. Caí en mi propia trampa.

Madrid es mucho más que tráfico, cañas y bocatas de calamares. 30.000 Maravedíes 2014 de la Bodega Marañones es un claro ejemplo de ello. Si los vinos de Madrid, en peso, explotaran la garnacha como hace hace esta gente en pocos años serían trending topic. Tiempo al tiempo. Y tiempo precisamente es lo que necesitaba. La botella que mantuve guardada desde entonces, por si las moscas, hoy se ha convertido en un vinazo.

30.000 Maravedíes es 90% Garnacha. Podían haber puesto "Garnacha" sin más. En esto del vino se agradece la honestidad incluso en la etiqueta y el continente, no solo en el contenido.

A la segunda copa se me vino a la mente otra lección de humildad. Hace muchos años (era yo aún joven del todo, ahora soy semi-joven) escuché a un grupo argentino que me pareció mediocre. Pero los prejuicios tienen eso, que uno suele equivocarse.

Se trataba de Bersuit Vergarabat (coloquialmente conocidos como La Bersuit). Es una banda en la linea de los Fabulosos Cadillacs, que como ya saben es uno de mis grupos de culto, sin embargo, escuché algunas canciones y me quedé con la impresión de que eran una réplica barata. Algo así como con la primera vez que probé 30.000 maravedíes.

Pero como en esto del vino, todo depende de con qué canción (o vino) o te topes la primera vez. A medida que profundicé en su discografía me di cuenta de que tenían algo. No sólo algo, tiene mucho. Ska, bossa, rock, punk, bachata y lo que te puedas imaginar... y no es una mezcla sin sentido, hay clase manejando la coctelera musical.

Seguiremos equivocándonos y utilizando el plural mayestático, con gusto y sin complejos.Y seguiremos diciéndonos a nosotros mismo que sí, que hay que darle tiempo a las cosas y a las personas, antes de hacer prejuicios y después.

La argentinidad al palo es un canción de La Bersuit que me sigue poniendo los pelos de punta a día de hoy. Podemos equivocarnos, individualmente y como pueblo, sin que ello signifique renegar de lo que somos. Volvemos a hablar de honestidad.

Del éxtasis a la agonía
oscila nuestra historia
podemos ser lo mejor
o también lo peor
con la misma facilidad









martes, 25 de julio de 2017

Matias i Torres Negramoll 2014 (La Palma) y Glory Box (Portishead) - Cap.30

Volvemos a La Palma, esta vez con con una pequeña bodega que triunfa en la escena "indie" del vino. Alejada de los grandes circuitos comerciales pero presente en muchas de las mejores cartas de vinos, Matias i Torres.


Sería lógico recomendar uno de sus enormes vinos blancos, o incluso el malvasía dulce, de auténtica clase mundial. Pero como eso de la lógica en este blog es algo relativo, nos vamos a decantar por un tinto, el Negramoll 2014.

Negramoll
es una variedad autóctona de las islas, para los que no la conozcan podríamos decir que anda en la linea de una pinot noir, aunque valiendo el símil nos estemos equivocando. Es lo mismo, pero también es otra cosa.

Es un vino en esa linea de vinos de capa media-baja, con una frutalidad exhuberante y un carácter floral que destaca sobre todo el paisaje. Es un vino sensual, meloso, seductor... pero a la vez es crudo, es tierra y es volcán. En una niña muy hermosa, inocente, pero con las rodillas llenas de sangre por culpa del malpaís.

Dejando la poesía atrás... ¡está bueno que te cagas!. Y va mejorando mucho desde la cata anterior (el año pasado. Su precio ronda los 15€. (Nota: Cuando lean este tipo comentarios háganme el favor de mirar la fecha de publicación y no me vengan con rollos dentro de dos años.)

Con Portishead me pasa algo parecido. Podríamos decir que es trip hop, pero encasillarlos ahí no sería honesto. Su música es delicada y llena de crudeza, como los vinos de Victoria Torres Pecis, sumidos en una bruma de misterio y onirismo que haría las delicias de David Lynch.

Si te gusta la pinot noir deberías probar la negramoll. Si te gusta Massive Attack deberías escuchar a Portishead. Si te gusta este artículo deberías probar a compartirlo. ¡Salud!







viernes, 7 de julio de 2017

Viña Zorzal Malayeto 2014 (Navarra) y Yo tengo el dominio (Antílopez) - Cap.29

Existen pocas variedades de uva tan versátiles como la garnacha. Es una de las más cultivadas en el mundo (llamada grenache en Francia). Podría decirse que es la pagafantas en muchas regiones, siempre en coupage con otras como syrah y mouvedre en el Ródano, con tempranillo en la Rioja o también muy usada en la cuenca mediterránea española. 

La garnacha es capaz de adaptarse a diferentes circunstancias, tanto de suelo y climáticas como de elaboración. Quizás por su camaleonismo, o quizás por su frecuente mezcla con otras variedades no haya adquirido la personalidad que puedan tener otras variedades, aunque sus rosados van por el buen camino. Hablamos, claro está, desde el punto de vista del mainstream.

Acento navarro tiene, por ejemplo, este Malayeto 2014, de Viña Zorzal. Garnacha fermentada en tinas de roble y criada en barricas durante 9 meses. Un vinazo que apenas supera los 10 euros. Ideal si te gustan los vinos ligeros pero profundos, sin demasiada estructura, pero sin caer tampoco en un exceso de juventud o frutalidad exhacerbada.

Ya que hablamos de aptitudes camaleónicas, habrá que escuchar a David Bowie, ¿no?. Pues no. Antílopez son igual o más camaleónicos. En lo musical. me refiero, en lo estético, de momento permanecemos a la espera.

Es complicado definir a Antílopez. Son un dúo, son de Huelva, son unos musicazos del carajo y su estilo es... bueno, beben mucho flamenco, pero despliegan un poco de todo, mutan y cambian mucho de canción a canción, todo eso con un virtuosismo que ya quisiera yo a la hora de catar a ciegas. Lo que tampoco es falta es humor, mucho y del bueno. Engancha.

Yo tengo el dominio. La letra es de las de aplaudir cada verso.